La “casa de los leyentes” tiene todos los atributos de ejércitos de ignorantes que combaten en la noche. (Matthew Arnold)

viernes, 12 de julio de 2013

Registrar nuestras vivencias, una estrategia para comprender el mundo

Por Blanca Padilla

Registrar las experiencias, escribir acerca de lo que nos pasa, este fue el tema en torno al cual giró la ponencia de Alfredo Pérez Díaz durante una reunión de mediadores de Salas de Lectura y personas encargadas de atender Paralibros que tuvo lugar, la tarde de este viernes, en el auditorio del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Pérez Díaz, mediador de Salas de lectura que en 2011 obtuvo el Premio Nacional “México Lee” por la narración de sus vivencias con la lectura: La lectura y yo, él mismo se ha impuesto la escritura como una forma más de conocer el mundo, de apropiárselo y de compartirlo. 
Originario de Tila, Chiapas, su lengua materna es el chol. Sin embargo, habla y escribe muy bien en castellano gracias, entre otras razones, a su amor por la lectura.  Aparentemente turbado, con un gesto sonriente que jamás lo abandonó, fue dejando fluir  un discurso matizado aquí y allá con citas de los libros que ha leído.

Sinceridad y naturalidad, aconsejó este indígena chol a la hora de plasmar por escrito nuestras experiencias. También recomendó no ignorar u ocultar los accidentes o malas experiencias. Al contrario, pidió resaltarlas porque es precisamente en lo inesperado, en lo inusitado donde se puede hallar la riqueza de una vivencia.

“De lo que nos sale mal podemos aprender mucho”, recalcó Pérez Díaz al narrar que a la sala de lectura que abrió en  su pueblo, cuando recién se integró al Programa Nacional de Salas de Lectura, no iba nadie.  

“Entonces registré lo que me desesperaba y mis escritos eran pesimistas. Después, comencé a salir a las comunidades y en ellas fui descubriendo narradores natos entre los niños. Yo quedaba maravillado. Narraban en chol, no sé si lo hacen igual en español, pero en chol lo hacían de una manera extraordinaria. Ahí comencé a registrar las cosas que me emocionaban”, comentó.

Cuando el tiempo pasó y los niños estaban más familiarizados con la lectura, Alfredo Pérez Díaz pudo entonces registrar experiencias muy especiales, ya no suyas sino de otros, de los lectores que él había convocado, como cuando algún niño se conmovía con una lectura.

Otro de los consejos de Pérez Díaz fue escribir sobre lo que leemos, cuestionar a los autores y hacer anotaciones sobre lo que nosotros pensamos de lo que ellos dicen, cómo nos toca su idea del mundo, de acuerdo con nuestras propias experiencias.

Actualmente Pérez Díaz vive en la ciudad de México donde hace estudios especializados y abrió la sala de lectura La Nana, la primera Sala de Lectura Intercultural que opera en el Centro histórico de la Ciudad de México.

No hay aquí todavía la gran cantidad de lectores, confesó, pero explicó que para conseguir que los haya están dándose a conocer en otros espacios como la Plaza de la Santa Veracruz y el mercado Dos de Abril.

Luego de esta interesante charla, Alfredo Pérez Díaz se llevó el reconocimiento de los demás mediadores que asistimos a esta reunión presidida por el director de Promoción Editorial y Fomento a la Lectura, Erick Jiménez, el coordinador Nacional del Programa Salas de Lectura, Jesús Heredia y el coordinador nacional del Fondo Especial de Fomento de la Lectura, Héctor Jiménez.

En esta misma oportunidad, quien opera como enlace de Salas de Lectura en el Distrito Federal, Adriana Díaz, hizo entrega a cada uno de los asistentes, de una importante dotación de libros para ampliar el acervo de las salas que operan en el Distrito Federal y el área metropolitana.

De esta suerte, algunos de los nuevos títulos que encontrarán próximamente en su Sala de Lectura más cercana son:

·        La gran carrera, de Nathan Kumar Scott

·        El coloquio de los pájaros, de Peter Sís

·        Sábado, de Alfonsina Storni

·        Poemas y canciones, de Roald Dahl

·        Las lechucitas, de Martin Waddell

·        El señor de las moscas, de William Golding

·        La Metamorfosis,  de Franz Kafka

·        Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez

·        Pedro Páramo y El llano en llamas, de Juan Rulfo

·        La tacopedia, Enciclopedia del taco



No hay comentarios:

Publicar un comentario