La “casa de los leyentes” tiene todos los atributos de ejércitos de ignorantes que combaten en la noche. (Matthew Arnold)

sábado, 20 de abril de 2013

Todos los usos de la palabra para todos


Por Blanca Padilla

Falló la estrategia. Ni las invitaciones entregadas mano a mano y una breve, pero exacta explicación de lo que son y se hace en las salas de lectura sirvieron para que los vecinos de Campestre Guadalupana, Providencia y San Felipe de Jesús visitaran el espacio que abrí en la frontera de estos territorios.

Así como nos mienten los políticos, varios vecinos prometieron ir o enviar a sus hijos y no cumplieron. Ahora sé porqué en mi pueblo unos vecinos decían de otros: “no le hagas caso ese es bien político”.

Tuve a los dos lectores de siempre, lo cual me da una inmensa alegría. Mis hijos quisieran leer todos los libros al mismo tiempo y han sido de gran apoyo. Pero lamento profundamente que los demás vecinos no hayan tenido siquiera la curiosidad de acercarse a ver qué pasaba ahí.

En realidad si fue una vecina, ahora lo recuerdo. Llegó hasta la sala (capilla) y preguntó si habría misa. Tuve deseos de decirle que sí, pero oficiaban los libros. Sin embargo le expliqué de qué se trataba y prometió mandar a sus hijos la próxima semana.

Y bien, como no hubo a quien apoyar en su elección de lecturas o con quien comentar cuentos o poemas, me concentré en la lectura de Gramática de la fantasía, del escritor y periodista italiano Gianni Rodari. Un producto de su empeño por crear la Fantástica que reclamaba Novalis: si hay una Lógica, por qué no tenemos una Fantástica, decía el escritor alemán.

Con ese objetivo, Rodari, rotundo defensor de la capacidad infantil para crear, aporta en este libro diversas pautas para desarrollar la creatividad al inventar historias. Algo fundamental en una sala de lectura, puesto que no hay lectores completos si no escriben, si no se comunican, a su vez, por medio de la escritura: una forma de ordenar los pensamientos y hacernos conscientes de lo que creemos, sentimos y sabemos, como ha dicho Felipe Garrido.

“Todos los usos de la palabra para todos. No para que todos sean artistas sino para que nadie sea esclavo.” es el lema de Rodari.

¡Grandioso!,  ¡excelente! Ese es el objetivo, no hay nada más democrático que un pueblo que sabe usar su idioma para hablar, para escribir y para leer.  

Sin embargo, para que los vecinos de todas las colonias, de todas las ciudades, de todos los pueblos, de todo México hagan conciencia de esto; para que todas esas personas que prefieren la televisión sientan hasta qué grado  la lectura y la escritura liberan, hace falta mucho trabajo y mucha paciencia de quienes así lo creemos con toda firmeza. Seguimos en este empeño.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias David. Saludos hasta Juchitán.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho su blog, hace falta más gente como usted que luchan por hacernos conciencia en la importancia de la lectura, yo por lo pronto empezare en su pobre casa con mi esposa y a leerle cuentos a mi hija de un año. Y abusando de su amabilidad: ¿qué me recomienda para leerle a una pequeña de un año?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Glez M: una enorme disculpa, no había leído sus comentarios. Ahora su niña ya tiene cinco años y yo sin responder. Pero si aún sirve, déjeme decirles que a los niños pequeños podemos leerles cuentos cortos o pequeñas canciones o simplemente contarles nuestro día a día. Lo importante es que escuchen nuestra voz, que sientan que son importantes para nosotros y que los consideramos con la suficiente inteligencia para entendernos. Sin embargo, puedo recomendarle algunas canciones y poemas de Gloria Fuertes. En esta liga puede encontrar algunos.
      https://www.guiainfantil.com/servicios/poesias/gloriafuertes.htm

      Eliminar